Extrañas desapariciones

A las afueras de un pequeño pueblo vivía, en una vieja cabaña, una joven llamada Nerina, que pasaba sus días recogiendo plantas. Preparaba todo tipo de medicinas naturales para curar a la gente. Todo transcurría tranquilamente, hasta que un día en el pueblo empezaron a desaparecer varios habitantes sin dejar rastro. Nerina se acercó al pueblo para decirles a todos, que hacia dos días atrás había visto en el bosque mientras recogía algunas plantas a unos seres extraños, justo cuando habían desaparecido varios habitantes, que seguramente ellos, eran los que se llevaban a la gente, pero la gente del pueblo no la creyó, diciéndole que era una loca. El alcalde junto con algunos del pueblo la acusaron a ella de las extrañas desapariciones, diciendo que seguramente lo hacía porque era una bruja como fueron sus antepasados, y que merecía morir quemada por bruja. Nerina antes de que pudieran cogerla salió corriendo hacia el bosque a esconderse.

Encontró, una pequeña cueva casi oculta por la vegetación, Nerina decidió esconderse allí hasta que cayera la noche. Cuando salió de su escondite fue en busca de esos extraños seres. Vio tirado en el suelo un trozo de tela de lo que parecía ser un vestido. Siguió ese rastro, adentrándose más y más en el bosque. De repente en medio de un claro del bosque vio a los seres extraños, deformes, como los que había visto aquellos días atrás. Nerina corrió a ocultarse tras unos matorrales, desde su escondrijo los observaba. Mientras los vigilaba se dio cuenta, que dos de esos extraños seres tenían cogido de los brazos a un hombre, quiso salir corriendo para ayudarle pero se quedó paralizada al ver, que ese hombre se convertía en un ser como ellos.

Decidió averiguar lo que ocurría allí.

Pasaron varios días en los que Nerina se pasaba escondida, vigilandolos, hasta que consiguió averiguar que el alcalde no era humano, que en realidad era un ser como ellos, que era el líder de aquellos extraños seres. Lo que hacían con la gente del pueblo era, que a los fuertes los convertían en seres como ellos y a los que no lo eran se los comían.
Nerina siguió investigando más y más, descubriendo por fin cómo acabar con aquellos seres extraños. Un día mientras andaba por el bosque, escuchó una conversación entre dos de esos seres, uno de ellos le decía al otro, “El líder quiere que cojamos todas estas hierbas y las destruyamos”. El otro ser le preguntaba por qué tenían que hacerlo. “Porque si no lo hacemos éstas hierbas pueden destruirlo, y si el resulta destruido nosotros también lo estaremos”.

Puso en marcha un plan arriesgado. Fue ocultándose entre los árboles y matorrales que encontraba a su paso por el bosque. Estuvo recogiendo muchas de aquellas hierbas, todas las iba metiendo dentro de un gran saco que llevaba. Luego las llevó sin ser vista a un enorme granero, escondiendo todas las hierbas bajo la paja.

Nerina se dirigió al pueblo e hizo que el alcalde y algunos de aquellos seres la siguieran hacia el granero, provocandoles. Gritó a los cuatro vientos que conocía cual era su verdadera cara, los llamó monstruos. Los habitantes del pueblo empezaron a mirarse extrañados. No tuvieron otra alternativa que caer en la provocación.

Entonces Nerina corrió todo lo rápido que pudo Hasta llegar al granero y todos esos seres que la perseguían entraron dentro del granero. Nerina los encerró a todos dentro y prendió fuego a la paja junto con las hierbas escondidas. Nerina sonrió orgullosa por haber descubierto que, acabando con el líder de esos seres, todos los demás morirían, y la única manera de matar al líder era quemándolo con aquellas hierbas. Los gritos de esos seres se escucharon por toda la comarca.

Después de lo sucedido nunca más nadie se atrevió a vivir en aquel pueblo. Todos pensaban que era un pueblo maldito. Sin embargo, Nerina siguió viviendo sola en su vieja cabaña hasta el fin de sus días.

bosque-de-noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s